La Persecución de los gorriones en China: Una lección sobre la importancia de los depredadores en los ecosistemas.

En la década de 1950, China emprendió un programa radical para eliminar a los gorriones, una historia que ilustra vívidamente la importancia de los depredadores en los ecosistemas y los efectos devastadores de interferir en estos equilibrios naturales.

El gran plan Espantapájaros:

En un esfuerzo por aumentar la producción de granos y combatir las plagas de insectos, el gobierno chino lanzó el “Gran Plan Espantapájaros” en la década de 1950. Como parte de este plan, se alentó a los ciudadanos a matar gorriones, ya que se consideraban una amenaza para los cultivos de granos, acusándolos de comer semillas. Millones de gorriones fueron cazados, envenenados y sus nidos destruidos.

Carteles publicados en China (1958) con los cuatro tipos de plagas: mosquito, mosca, gorrión y rata.

El desastre ecológico y la Gran Hambruna:

Lo que parecía una medida para proteger los cultivos tuvo efectos catastróficos y contraproducentes. Los gorriones no solo se alimentaban de semillas, sino que también eran depredadores naturales de insectos, incluyendo langostas y saltamontes. Sin los gorriones para controlar las plagas de insectos, éstas proliferaron rápidamente, devastando las cosechas y contribuyendo a una gran hambruna que acabó con más de 30 millones de personas en China entre 1959 y 1961.

GETTY IMAGES. Caza de gorriones en China en la década de 1950.

La lección aprendida: La importancia de los depredadores:

La persecución de los gorriones en China es un claro ejemplo de la importancia de los depredadores en los ecosistemas. Los depredadores desempeñan un papel crucial en el control de las poblaciones de presas y en el equilibrio de los ecosistemas. Al eliminar a un depredador sin comprender completamente su función en el ecosistema, podemos desencadenar consecuencias imprevistas y perjudiciales.

La historia de los gorriones en China sirve como un recordatorio de que la biodiversidad y la interacción entre las especies son fundamentales para la salud de nuestros ecosistemas. La eliminación indiscriminada de cualquier especie, incluso si parece beneficiar temporalmente a los humanos, puede tener efectos devastadores a largo plazo.

Hoy en día, se reconoce la importancia de mantener un equilibrio natural en los ecosistemas y conservar las especies, incluyendo a los depredadores, para garantizar la salud y la estabilidad de nuestro entorno natural. La historia de los gorriones en China nos recuerda que debemos aprender de nuestros errores pasados y trabajar en armonía con la naturaleza para proteger nuestro planeta y sus habitantes.

Otro gran ejemplo es el conocidísimo efecto que tuvo la desaparición del lobo, y su posterior reintroducción en el Parque Natural de Yellowstone (USA)… Gracias a sus cacerías o solamente con los espacios de miedo que generaron a los herbívoros ¡incluso devolvieron el curso natural de los ríos! Sorprendentemente la reintroducción del lobo tuvo un efecto muy positivo para la reforestación del ecosistema, y por tanto, para la absorción de carbono.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *